Nutrición Viva

Al igual que un ser humano padece de fiebre y esta no debe superar los 39 a 40 grados centígrados, por riesgo de convulsión y posibilidad de muerte, así mismo las células de nuestros alimentos, no soportan temperaturas de más de 39 grados centígrados. A esta temperatura las células mueren y por tanto muere con ellas todo su aporte nutritivo y energético. Por lo tanto, cada vez que cocinamos nuestros alimentos estamos transformando esas células en toxinas y por lo tanto el organismo y el plasma sanguíneo se híper acidifica e intoxica. La nutrición viva, higiénica y consciente es la forma mas precisa y eficiente de nutrir nuestra sangre y así mantener la salud y el equilibrio de nuestro organismo.

Tomado de Recupera tu Sangre.